domingo, 14 de octubre de 2012

El enamoramiento en una relación...!!! =D


El amor romántico es un componente imprescindible en cualquier relación de pareja.
No podemos ni queremos minimizar su importancia. Sin enamoramiento falta la chispa
necesaria para que el fuego de la relación se encienda. Sin embargo, nuestra sociedad va
camino de cometer un error de trágicas consecuencias: reducir el amor a enamoramiento.
Y lo que es aun peor, reducir el enamoramiento a un mero estado de «excitación» que no
suele durar más allá de 3 o 4 años. Esta es una influencia sutil y perversa del hedonismo
que está en la raíz de muchos divorcios y separaciones. «Como ya no siento nada por
él/ella, esto significa que el amor se ha apagado y, por tanto, es legítimo que lo dejemos.»
Tres consideraciones son necesarias.

 - Primero, el enamoramiento es sólo un ingrediente del amor, pero no el único ni siquiera el más importante. El amor se asemeja a un edificio que tiene cuatro columnas: la amistad, el sentimiento de cariño y ternura, la
entrega mutua y el enamoramiento que incluye la atracción física y el romanticismo. Por cierto, cada una de estas cuatro columnas merece un amplio estudio que en su momento realizaremos. El gran error de muchos jóvenes hoy (y también de algunos no tan jóvenes) es confundir el amor con el enamoramiento y limitarlo a este sentimiento de atracción. Una relación de pareja será estable en la medida en que tenga estas cuatro columnas desarrolladas de forma equilibrada. Cualquier desnivel va a ladear el edificio peligrosamente.


- En segundo lugar, el enamoramiento pertenece al campo de los sentimientos y, como
tal, es fluctuante. Varía tanto como el estado de ánimo o como cualquier ilusión. Por ello,
equiparar enamoramiento con amor tiene consecuencias muy negativas para la
estabilidad de la relación. Es imposible mantener el mismo «nivel» de enamoramiento de
forma permanente e inalterable. Si pienso que ya no amo a mi novia o esposa porque ya
no siento la misma atracción, ilusión o excitación que al principio, es que no he entendido
en qué consisten ni el amor ni el auténtico enamoramiento. Las oscilaciones del
sentimiento de pasión hacia la persona amada son totalmente normales y no deben llevar
a nadie a conclusiones erróneas ni, por supuesto, a querer legitimar con ello la defunción
de la relación.


- En tercer lugar, el enamoramiento adquiere diferentes formas o «presentaciones» a lo
largo de los años. Aun dentro de sus oscilaciones naturales, va adquiriendo diversas
maneras de percibirse y de manifestarse. Es perfectamente posible ver muy enamorada a
una pareja de ancianos 50 años después de su boda. Pero la naturaleza y la expresión de
su sentimiento serán muy distintas a la excitación juvenil de sus primeros tiempos juntos.
Podemos comparar el enamoramiento al agua de un río en su curso natural. Al principio,
curso alto, el agua baja impetuosa, arrolladora, juguetona. En su curso medio el río ha
cambiado; discurre mucho más sosegado, el agua ha perdido la bravura del principio,
pero ahora hay un caudal amplio, profundo. Cerca ya de su desembocadura, tampoco
parece el mismo río. El agua casi está quieta, como remansada, no se nota apenas
movimiento; sin embargo, hay vida en aquel río, tanta o más que al principio. El
sentimiento en una relación de amor es como el río: cambia su forma, pero sigue siendo
amor y es ¡el mismo río!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada